Biblioteca Católica Digital

Crisis de fin de año: cómo lidiar con proyectos fallidos y promesas incumplidas

Cuatro pasos para afrontar la frustración de manera positiva.

Una fecha tan significativa como el último día del año hace que nos enfrentemos a situaciones que pueden generarnos frustración o sensación de fracaso. Por ejemplo, cuando no conseguimos una meta por la cual hemos trabajado arduamente, cuando no funciona una relación amorosa como habíamos esperado, cuando nos decepciona algún ser querido o alguna amistad…

Ante estas situaciones es importante realizar el siguiente trabajo:

  1. Reconocer tus emociones, controlarlas y darles sentido. Examinarlas desde distintas perspectivas y no ahogarte en un único punto de vista. Tienes que saber que es normal y esperable sentir frustración, pena, rabia o angustia. Enfrentar esas emociones y experimentarlas es parte del proceso natural para alcanzar una solución al problema que te inquieta.
  2. Aprender a evaluar las críticas o evaluaciones que recibes de los demás: Las críticas, positivas o negativas, nos pueden ayudar a crecer si las sabemos manejar de tal manera que saquemos lo positivo de una situación negativa, existe una palabra para definir esa gracia que Dios nos ha dado: La resiliencia, la capacidad que tiene el hombre de adaptarse positivamente a una situación adversa (un trauma, tragedia, amenaza, o fuentes de tensión significativas, como problemas familiares o de relaciones personales, problemas serios de salud o situaciones estresantes del trabajo o financieras). 
  3. Analizar con sano realismo los hechos concretos que generan frustración: ¿Cuál es su gravedad? ¿Es tu visión algo exagerada? ¿estás dramatizando o estás viendo las cosas sin perspectiva? ¿Te estás centrando sólo en lo negativo o existen aspectos positivos que puedas rescatar?
  4. Centrarse en los aspectos más positivos de la situación que te está generando esta sensación de frustración o fracaso.

Cada situación desafiante, te permitirá conocer nuevos aspectos de ti y manejar escenarios distintos en tu vida. De cada crisis, siempre saldrás fortalecido, porque aprenderás nuevas estrategias para enfrentar cada situación, reconocerás que cuentas con recursos personales, y con el apoyo de tus seres queridos y amigos para enfrentar cualquier situación en tu vida.

En conclusión, recuerda que la mente humana es capaz de encontrar siempre nuevas soluciones a los problemas y sobre todo nuevas dimensiones y modos de gestionar las dificultades de la vida.

En nuestro día a día vivimos adaptándonos a las nuevas circunstancias y somos capaces de superar cualquier obstáculo si nos lo proponemos con verdadera motivación.

A veces es cuestión de usar nuevos recursos, que tenemos o nuevas estrategias.

Y sobre todo no olvidemos que cada año presenta nuevas ocasiones para seguir creciendo en la vida . El tiempo pasado nos enseña y nos da la clave de lectura para aplicar los mejores criterios de eficacia en los nuevos propósitos y objetivos.

Basado en el artículo de: Javier Fiz Perez

Etiquetas: Crisis, Fin de año, Afronta la frustración