Biblioteca Católica Digital

Rezo del Santo Rosario

Meditamos los Misterios Gloriosos

Ave María Purísima,
R: Sin pecado concebida.

Por la Señal de la Santa Cruz,
De nuestros enemigos líbranos Señor Dios nuestro.
En el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo.

Credo

Creo en Dios, Padre todopoderoso, creador del Cielo y de la tierra. Creo en Jesucristo su único Hijo, Nuestro Señor, que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo; nació de Santa María Virgen, padeció bajo el poder de Poncio Pilato; fue crucificado, muerto y sepultado; descendió a los infiernos; al tercer día resucitó de entre los muertos; subió a los cielos y está sentado a la derecha de Dios, Padre todopoderoso; desde allí ha de venir a juzgar a vivos y a muertos. Creo en el Espíritu Santo, la Santa Iglesia Católica, la Comunión de los Santos, el perdón de los pecados, la resurrección de la carne y la vida eterna. Amén.

Acto de contrición

Señor mío Jesucristo, Dios y Hombre verdadero, Creador, Padre y Redentor mío; por ser vos quien sois, bondad infinita, y porque os amo sobre todas las cosas, me pesa de todo corazón haberos ofendido; también me pesa porque podéis castigarme con las penas del infierno. Ayudado de vuestra divina gracia, propongo firmemente nunca más pecar, confesarme y cumplir la penitencia que me fuere impuesta. Amén.


Padre Nuestro, que estás en el cielo. Santificado sea tu nombre. Venga tu reino. Hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.
R: Danos hoy nuestro pan de cada día. Perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden. No nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal. Amén.

Dios te salve, María. Llena eres de gracia. El Señor es contigo. Bendita tu eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
R: Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros los pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Dios te salve, María. Llena eres de gracia. El Señor es contigo. Bendita tu eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
R: Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros los pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Dios te salve, María. Llena eres de gracia. El Señor es contigo. Bendita tu eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
R: Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros los pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Gloria al Padre, y al Hijo y al Espíritu Santo.
R: Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

Ofrecimiento

Ofrecemos este Santísimo Rosario por el Papa, la Santa Madre Iglesia Católica, los Sacerdotes, religiosos, consagrados y laicos. Por la paz en nuestro país Guatemala, por los alejados de Dios, por los jóvenes, ancianos, familias y hogares rotos, por los enfermos que se encuentran solitarios, por nuestras familias y por los deseos de nuestro corazón que solo Dios conoce...


Primer Misterio Glorioso

La Resurrección de Nuestro Señor.
Jesús resucita glorioso y triunfante tres días después de su muerte.
En este misterio meditamos el valor de El Amor a Dios y fervor de su servicio

  • San Marcos 16, 1-7

    Pasado el sábado, María Magdalena, María, la madre de Santiago, y Salomé compraron perfumes para ungir el cuerpo de Jesús. A la madrugada del primer día de la semana, cuando salía el sol, fueron al sepulcro. Y decían entre ellas: "¿Quién nos correrá la piedra de la entrada del sepulcro?" Pero al mirar, vieron que la piedra había sido corrida; era una piedra muy grande. Al entrar al sepulcro, vieron a un joven sentado a la derecha, vestido con una túnica blanca. Ellas quedaron sorprendidas. Pero él les dijo: "No teman. Ustedes buscan a Jesús de Nazaret, el Crucificado. Ha resucitado, no está aquí. Miren el lugar donde lo habían puesto. Vayan ahora a decir a sus discípulos y a Pedro que él irá antes que ustedes a Galilea; allí lo verán, como él se lo había dicho".

Padre Nuestro, que estás en el cielo. Santificado sea tu nombre. Venga tu reino. Hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.
R: Danos hoy nuestro pan de cada día. Perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden. No nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal. Amén.

Dios te salve, María. Llena eres de gracia. El Señor es contigo. Bendita tu eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
R: Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros los pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén. 

Gloria al Padre, y al Hijo y al Espíritu Santo.
R: Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

María, Madre de gracia, Madre de misericordia, en la vida y en la muerte ampáranos gran Señora.

Sagrado corazón de Jesús, en tí confío.

¡Oh! Jesús mío, perdona nuestros pecados, líbranos del fuego del infierno, lleva al cielo a todas las almas, especialmente a las más necesitadas de Tu misericordia.
Amén


Segundo Misterio

La Ascensión de Nuestro Señor al cielo.
Jesús asciende a los Cielos cuarenta días después de su Resurrección.
En este misterio meditamos el valor de Un ardiente de deseo por el cielo, nuestro verdadero hogar

  • San Lucas 24, 45-53

    Entonces les abrió la inteligencia para que pudieran comprender las Escrituras, y añadió: "Así esta escrito: el Mesías debía sufrir y resucitar de entre los muertos al tercer día, y comenzando por Jerusalén, en su Nombre debía predicarse a todas las naciones la conversión para el perdón de los pecados. Ustedes son testigos de todo esto. Y yo les enviaré lo que mi Padre les ha prometido. Permanezcan en la ciudad, hasta que sean revestidos con la fuerza que viene de lo alto". Después Jesús los llevó hasta las proximidades de Betania y, elevando sus manos, los bendijo. Mientras los bendecía, se separó de ellos y fue llevado al cielo. Los discípulos, que se habían postrado delante de él, volvieron a Jerusalén con gran alegría, y permanecían continuamente en el Templo alabando a Dios.

Padre Nuestro, que estás en el cielo. Santificado sea tu nombre. Venga tu reino. Hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.
R: Danos hoy nuestro pan de cada día. Perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden. No nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal. Amén.

Dios te salve, María. Llena eres de gracia. El Señor es contigo. Bendita tu eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
R: Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros los pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Gloria al Padre, y al Hijo y al Espíritu Santo.
R: Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

María, Madre de gracia, Madre de misericordia, en la vida y en la muerte ampáranos gran Señora.

Sagrado corazón de Jesús, en tí confío.

¡Oh! Jesús mío, perdona nuestros pecados, líbranos del fuego del infierno, lleva al cielo a todas las almas, especialmente a las más necesitadas de Tu misericordia.
Amén


Tercer Misterio

La Venida del Espíritu Santo sobre los Apóstoles y la Virgen María.
El Espíritu Santo desciende sobre María y los Apóstoles.
En este misterio meditamos el valor de La venida del Espíritu Santo sobre nuestra almas

  • Hechos de los Apóstoles 2, 1-7, 11

    Al llegar el día de Pentecostés, estaban todos reunidos en el mismo lugar. De pronto, vino del cielo un ruido, semejante a una fuerte ráfaga de viento, que resonó en toda la casa donde se encontraban. Entonces vieron aparecer unas lenguas como de fuego, que descendieron por separado sobre cada uno de ellos. Todos quedaron llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en distintas lenguas, según el Espíritu les permitía expresarse. Había en Jerusalén judíos piadosos, venidos de todas las naciones del mundo. Al oírse este ruido, se congregó la multitud y se llenó de asombro, porque cada uno los oía hablar en su propia lengua. Con gran admiración y estupor decían: "¿Acaso estos hombres que hablan no son todos galileos?. Judíos y prosélitos, cretenses y árabes, todos los oímos proclamar en nuestras lenguas las maravillas de Dios".

Padre Nuestro, que estás en el cielo. Santificado sea tu nombre. Venga tu reino. Hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.
R: Danos hoy nuestro pan de cada día. Perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden. No nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal. Amén.

Dios te salve, María. Llena eres de gracia. El Señor es contigo. Bendita tu eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
R: Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros los pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén. 

Gloria al Padre, y al Hijo y al Espíritu Santo.
R: Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

María, Madre de gracia, Madre de misericordia, en la vida y en la muerte ampáranos gran Señora.

Sagrado corazón de Jesús, en tí confío.

¡Oh! Jesús mío, perdona nuestros pecados, líbranos del fuego del infierno, lleva al cielo a todas las almas, especialmente a las más necesitadas de Tu misericordia.
Amén


Cuarto Misterio

La Asunción de la Santísima Virgen al cielo.
María es ascendida en cuerpo y alma al Cielo.
En este misterio meditamos el valor de La devoción a nuestra Santísima Madre

  • San Lucas 1, 46-55

    María dijo entonces: "Mi alma canta la grandeza del Señor, y mi espíritu se estremece de gozo en Dios, mi salvador, porque el miró con bondad la pequeñez de tu servidora. En adelante todas las generaciones me llamarán feliz, porque el Todopoderoso he hecho en mí grandes cosas: ¡su Nombre es santo! Su misericordia se extiende de generación en generación sobre aquellos que lo temen. Desplegó la fuerza de su brazo, dispersó a los soberbios de corazón. Derribó a los poderosos de su trono y elevó a los humildes. Colmó de bienes a los hambrientos y despidió a los ricos con las manos vacías. Socorrió a Israel, su servidor, acordándose de su misericordia, como lo había prometido a nuestros padres, en favor de Abraham y de su descendencia para siempre".

Padre Nuestro, que estás en el cielo. Santificado sea tu nombre. Venga tu reino. Hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.
R: Danos hoy nuestro pan de cada día. Perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden. No nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal. Amén.

Dios te salve, María. Llena eres de gracia. El Señor es contigo. Bendita tu eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
R: Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros los pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Gloria al Padre, y al Hijo y al Espíritu Santo.
R: Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

María, Madre de gracia, Madre de misericordia, en la vida y en la muerte ampáranos gran Señora.

Sagrado corazón de Jesús, en tí confío.

¡Oh! Jesús mío, perdona nuestros pecados, líbranos del fuego del infierno, lleva al cielo a todas las almas, especialmente a las más necesitadas de Tu misericordia.
Amén


Quinto Misterio

La Coronación de la Santísima Virgen con Reina del cielo.
María es coronada como Reina de los Cielos y la tierra.
En este misterio meditamos el valor de La perseverancia en la gracia y el recibir la corona de la gloria en el futuro

  • Apocalipsis 12, 1

    Y apareció en el cielo un gran signo: una Mujer revestida del sol, con la luna bajo sus pies y una corona de doce estrellas en su cabeza.
    Judit 13, 18-20
    "Que el Dios Altísimo te bendiga, hija mía, más que a todas las mujeres de la tierra; y bendito sea el Señor Dios, creador del cielo y de la tierra, que te ha guiado para cortar la cabeza del jefe de nuestros enemigos. Nunca olvidarán los hombres la confianza que has demostrado y siempre recordarán el poder de Dios. Que Dios te exalte para siempre, favoreciéndote con sus bienes. Porque no vacilaste en exponer tu vida, al ver la humillación de nuestro pueblo, sino que has conjurado nuestra ruina, procediendo resueltamente delante de nuestro Dios". Y todo el pueblo añadió: "¡Amén! ¡Amén!".

Padre Nuestro, que estás en el cielo. Santificado sea tu nombre. Venga tu reino. Hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.
R: Danos hoy nuestro pan de cada día. Perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden. No nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal. Amén.

Dios te salve, María. Llena eres de gracia. El Señor es contigo. Bendita tu eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
R: Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros los pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Gloria al Padre, y al Hijo y al Espíritu Santo.
R: Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

María, Madre de gracia, Madre de misericordia, en la vida y en la muerte ampáranos gran Señora.

Sagrado corazón de Jesús, en tí confío.

¡Oh! Jesús mío, perdona nuestros pecados, líbranos del fuego del infierno, lleva al cielo a todas las almas, especialmente a las más necesitadas de Tu misericordia.
Amén


 

Padre Nuestro, que estás en el cielo. Santificado sea tu nombre. Venga tu reino. Hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.
R: Danos hoy nuestro pan de cada día. Perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden. No nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal. Amén. 

Dios te salve, María Santísima, Hija de Dios Padre, Virgen purísima antes del parto, en tus manos encomiendo mi fe para que la alumbre. Llena eres de gracia. El Señor es contigo. Bendita tu eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
R: Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros los pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Dios te salve, María Santísima, Madre de Dios Hijo, Virgen purísima en el parto, en tus manos encomiendo mi esperanza para que la alientes. Llena eres de gracia. El Señor es contigo. Bendita tu eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
R: Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros los pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Dios te salve, María Santísima, Esposa de Dios Espíritu Santo. Virgen purísima después del parto, en tus manos encomiendo mi caridad para que la inflames en el fuego del Divino Amor. Llena eres de gracia. El Señor es contigo. Bendita tu eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
R: Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros los pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Dios te salve, María Santísima, Templo y Sagrario de la Santísima Trinidad, Virgen concebida sin pecado original
R: Amén.

La Salve

Dios te salve, Reina y Madre de misericordia, vida, dulzura y esperanza nuestra; Dios te salve. A Ti llamamos los desterrados hijos de Eva; a Ti suspiramos gimiendo y llorando, en este valle de lágrimas. Ea, pues, Señora abogada nuestra, vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos; y después de este destierro muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre. ¡Oh clementísima, oh piadosa, oh dulce siempre Virgen María!

Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios, para que seamos dignos de alcanzar las promesas y gracias de Nuestro Señor Jesucristo.  Amén.


Por estos misterios santos de que hemos hecho recuerdo te pedimos, Oh María de la santa fe aumento, la exhaltación de la iglesia, del Papa el mejor acierto, de nuestra nación la unión y feliz gobierno, que el gentil conozca a Dios, el hereje vea sus hierros, ellos y los pecadores tengamos arrepentimiento, que los cautivos cristianos sean libres del cautiverio, goce puerto el navegante y de salud a los enfermos, las almas del purgatorio gocen su refrigerio y que este santo ejercicio tenga aumento tan perfecto en toda la cristiandad, que alcancemos por su medio ir a gozar en el cielo por toda una eternidad. Así sea.


Letanía Lauretana

Señor, ten piedad de nosotros
Cristo, ten piedad de nosotros
Señor, ten piedad de nosotros
Cristo óyenos, Cristo óyenos
Cristo escúchanos, Cristo escúchanos

Dios, Padre Celestial
R. Ten piedad de nosotros

Dios Hijo, Redentor del mundo
R. Ten piedad de nosotros

Dios Espíritu Santo
R. Ten piedad de nosotros

Trinidad Santa, un solo Dios
R. Ten piedad de nosotros


Santa María. R. Ruega por nosotros.
Santa Madre de Dios. R. Ruega por nosotros.
Santa Virgen de las vírgenes. R. Ruega por nosotros.

Madre de Cristo. R. Ruega por nosotros.
Madre de la Iglesia. R. Ruega por nosotros.
Madre de la divina gracia. R. Ruega por nosotros.
Madre purísima. R. Ruega por nosotros.
Madre castísima. R. Ruega por nosotros.
Madre virginal. R. Ruega por nosotros.
Madre sin mancha. R. Ruega por nosotros. 
Madre inmaculada. R. Ruega por nosotros. 
Madre amable. R. Ruega por nosotros. 
Madre admirable. R. Ruega por nosotros. 
Madre del Buen Consejo. R. Ruega por nosotros. 
Madre del Creador. R. Ruega por nosotros. 
Madre del Salvador. R. Ruega por nosotros. 

Virgen prudentísima. R. Ruega por nosotros. 
Virgen digna de veneración. R. Ruega por nosotros. 
Virgen digna de alabanza. R. Ruega por nosotros. 
Virgen poderosa. R. Ruega por nosotros. 
Virgen clemente. R. Ruega por nosotros. 
Virgen fiel. R. Ruega por nosotros.

Espejo de justicia. R. Ruega por nosotros. 
Trono de sabiduría. R. Ruega por nosotros.
Causa de nuestra alegría. R. Ruega por nosotros. 
Vaso espiritual. R. Ruega por nosotros.  
Vaso digno de honor. R. Ruega por nosotros.
Vaso insigne de devoción. R. Ruega por nosotros.
Rosa mística. R. Ruega por nosotros. 
Torre de David. R. Ruega por nosotros. 
Torre de marfil. R. Ruega por nosotros.
Casa de Oro. R. Ruega por nosotros.
Arca de la Alianza. R. Ruega por nosotros.
Puerta del cielo. R. Ruega por nosotros.
Estrella de la mañana. R. Ruega por nosotros.
Salud de los enfermos. R. Ruega por nosotros.
Refugio de los pecadores. R. Ruega por nosotros.
Consuelo de los afligidos. R. Ruega por nosotros.
Auxilio de los cristianos.  R. Ruega por nosotros.

Reina de los Ángeles. R. Ruega por nosotros.
Reina de los Patriarcas. R. Ruega por nosotros.
Reina de los Profetas.  R. Ruega por nosotros.
Reina de los Apóstoles. R. Ruega por nosotros.
Reina de los Mártires. R. Ruega por nosotros.
Reina de los Confesores.  R. Ruega por nosotros.
Reina de las Vírgenes. R. Ruega por nosotros.
Reina de los Santos. R. Ruega por nosotros. 
Reina concebida sin pecado original. R. Ruega por nosotros.
Reina elevada al cielo. R. Ruega por nosotros.
Reina del Santísimo Rosario. R. Ruega por nosotros.
Reina de la familia.  R. Ruega por nosotros.
Reina de la paz. R. Ruega por nosotros.


Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo.
R.  Perdónanos, Señor.

Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo.
R.  Escúchanos, Señor. 

Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo.
R.  Ten misericordia de nosotros. 

Bajo tu protección nos acogemos Santa Madre de Dios, no desoigas nuestras súplicas en nuestras necesidades; antes bien, líbranos siempre de todos los peligros, Virgen gloriosa y bendita.

Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios. 
R. Para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Nuestro Señor Jesucristo.

Oración

Te rogamos nos concedas,
Señor Dios nuestro,
gozar de continua salud de alma y cuerpo,
y por la gloriosa intercesión
de la bienaventurada siempre Virgen María,
vernos libres de las tristezas de la vida presente
y disfrutar de las alegrías eternas.
Por Cristo nuestro Señor.
Amén.



Dulce Madre, no te alejes, tu vista de mi no apartes.
Ven conmigo a todas partes y nunca solo me dejes.
Ya que me proteges tanto como verdadera Madre,
Haz que me bendiga el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.

Amén.